Destacado Instituciones 

Mensaje del Obispo Diocesano Ariel Torrado Mosconi

A PASOS DE NAVIDAD,  LA GRIETA PARECE AHONDARSE AUN MAS

El obispo convoca a buscar motivos
y generar espacios de encuentro
(Nueve de Julio).- Con motivo de los ánimos crispados que se están viviendo por estos últimos días en nuestro país, el obispo diocesano, Monseñor Ariel Torrado Mosconi convocó a todos los habitantes de la diócesis “a buscar denodadamente motivos y espacios de encuentro” a través de “un diálogo abierto y generoso” para que conduzca “hacia una convivencia armoniosa, una genuina justicia y una paz social duradera”.

“Una vez más, vamos llegando heridos y agobiados, con dolorosas divisiones, situaciones de injusticia y la tristeza de una grieta que se ahonda cada vez más y pareciera que se profundiza voluntariamente como una estrategia de acumular y ostentar el poder”, argumentó.

El prelado recordó que estamos en camino hacia la Navidad, una  celebración, “de entrañable y honda significación” que “debe ser ocasión de reencuentro y pacificación para que los enemigos vuelvan a la amistad, que el perdón venza al odio y la indulgencia a la venganza”.

Por eso invitó “a todos los hombres de buena voluntad”, creyentes o no, a apaciguar los ánimos a través de a la tolerancia y del diálogo abierto para que estas fiestas “vuelvan a despertar las mejores intenciones y los buenos propósitos en nuestros corazones”.

Jesús viene a guiar nuestros pasos por el camino de la paz

 

Mensaje del Obispo de Santo Domingo en Nueve de Julio con motivo de la Navidad

Si nos preguntasen cuál es el anhelo que resume todos nuestros deseos y aspiraciones más nobles y sentidas, probablemente contestaríamos: paz. Sin embargo, el egoísmo, la mezquindad e indiferencia, que también suelen anidar en nuestros corazones, están en la raíz de tantas actitudes y conductas injustas, corruptas y violentas las cuales enrarecen el clima de amistad social y profundizan divisiones entre los argentinos y también en nuestras propias familias y comunidades.

 

Ya estamos a las puertas de la Navidad. Una vez más, vamos llegando heridos y agobiados, con dolorosas divisiones, situaciones de injusticia y la tristeza de una grieta que se ahonda cada vez más y pareciera que se profundiza voluntariamente como una estrategia de acumular y ostentar el poder.

 

Jesús es aquél que viene a traernos y conducirnos hacia la auténtica paz. Esta celebración de entrañable y honda significación, en la que revivimos el nacimiento de nuestro salvador Jesucristo debe ser ocasión de reencuentro y pacificación “para que los enemigos vuelvan a la amistad, que el perdón venza al odio y la indulgencia a la venganza”.  Sólo así podremos celebrar con alegría las fiestas; y éstas serán motivo para que se vuelvan a despertar las mejores intenciones y los buenos propósitos en nuestros corazones.

 

Invito, convoco, y hasta imploro en nombre de Cristo, tanto a los fieles creyentes como a todas las personas de buena voluntad a buscar denodadamente motivos y espacios de encuentro, mediante el camino de un diálogo abierto y generoso, que nos vaya conduciendo esperanzadamente hacia una convivencia armoniosa, una genuina justicia y una paz social duradera.

 

La Virgen María es la Madre que nos acompaña y nos acerca la ternura de niño Jesús, en sus brazos dejamos este año que acaba y le confiamos, con esperanza, el nuevo año. ¡Dejémonos bendecir por la paz del Señor!

 

 

Comentarios
(Visited 24 times, 1 visits today)

Notas relacionadas